Clases de productos

Los análisis de sustancias nocivas conforme al STANDARD 100 by OEKO-TEX® se orientan siempre al objetivo de uso correspondiente del producto textil. Por eso resulta válido el principio:

Mientras más intenso es el contacto de un producto textil con la piel (y mientras más sensible sea la piel), mayores son los requisitos humano-ecológicos a cumplir.

De forma correspondiente, los productos textiles comprobados con éxito se dividen en cuatro clases de productos diferentes:

Clase de productos I:
Productos textiles y juguetes de material textil para bebés y niños pequeños hasta los tres años, p. ej. ropa interior, monos, ropa de cama, productos de cama, animales de peluche, et.

Clase de productos II:
Productos textiles, que durante el uso acorde con su finalidad entran en contacto con la piel en su mayor superficie, p. ej. ropa interior, ropa de cama, toallas, camisas, blusas, etc.

Clase de productos III:
Productos textiles, que durante el uso acorde con su finalidad no entran en contacto con la piel o lo hacen con una parte mínima de su superficie, p. ej. chaquetas, abrigos, materiales de rellenos, etc.

Clase de productos IV:
Materiales de accesorios y decoración como manteles, cortinas, pero también para el revestimiento del suelo y las paredes, etc.