Concepción

La industria textil se caracteriza por una forma de cooperación en la que el recorrido desde la materia prima hasta el producto terminado está a menudo en otra parte del mundo para cada etapa de producción. Esa estructura de fuerte división del trabajo se refleja en las complejas relaciones de suministro de todas las empresas participantes a lo largo de la cadena textil. A esto se añaden diferentes imposiciones medioambientales en los diferentes países de la producción textil.

Aquí se aplica el pensamiento básico de la norma STANDARD 100 by OEKO-TEX®: El objetivo del catálogo de criterios es compensar las diferencias existentes a nivel global en el análisis de sustancias nocivas. Con el sistema OEKO-TEX® se pueden determinar y eliminar posibles fuentes de entrada de sustancias problemáticas en cada etapa del proceso. En el momento en el que un producto textil se compone nuevamente o se modifica su composición química, se requiere una comprobación.

  • Para las empresas de la industria textil y de confección con el catálogo de criterios OEKO-TEX® existe por primera vez, en vista de la organización global y marcada división del trabajo de la producción textil, una norma unificada y fundamentada científicamente para la evaluación de posibles sustancias problemáticas en productos textiles.
  • Para los consumidores interesados, la etiqueta OEKO-TEX® supone un beneficio adicional de seguridad comprobada en prendas de vestir no nocivas para la piel y otros productos textiles. Con ello, la marca de calidad es un importante elemento decisivo a la hora de adquirir productos textiles.